Etiquetas

El PSOE de Tarazona afirma que el alcalde “no dice la verdad” acerca de la suspensión de la inauguración del parque de la margen izquierda

Los socialistas de Tarazona afirman que el alcalde de la ciudad, el popular Luis María Beamonte “no dice la verdad” sobre los motivos de la suspensión de la inauguración del parque de la margen izquierda.

Desde el PSOE recuerdan que el pasado 21 de marzo, el alcalde invitó, mediante un saluda de Alcaldía, a la inauguración del parque de la Margen Izquierda del Río Queiles prevista para el 26 de marzo, que finalmente fue suspendida, dos días antes, motivado por las “importantes lluvias que parece que va a continuar para los próximos días”.

Así se explicaba en una carta de suspensión que finalizaba argumentando que “se considera oportuno proceder a la suspensión de las mismas como medida de prevención”.

Ana Cristina Vera, portavoz socialista en el Ayuntamiento asegura que “el motivo real no fue la lluvia. El alcalde faltó a la verdad en cuanto al motivo de la suspensión de la inauguración” al tiempo que añade que “es de una hipocresía intolerable que hace unos días Beamonte boicoteara la inauguración de la catedral por, según él, no estar finalizadas las obras, y él, cómo alcalde, engaña a los ciudadanos con una inauguración de un parque que no está finalizado y dispuesto para el uso público.”

Al respecto, añade que “no debían imaginarse que querríamos ver el expediente municipal de las obras y al día siguiente de solicitarlo por escrito, suspendieron el acto” y que “hoy mismo hemos vuelto a ir al Ayuntamiento a ver el expediente y no nos han enseñado todos los documentos”.

La portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Tarazona también dice que “a la vista de los tres documentos que se nos ha dejado ver, hemos podido comprobar cómo el parque no es que no se inaugurase por mal tiempo, como se dijo a los ciudadanos, sino que no estaba en condiciones para entregar al uso público, y ni siquiera se tenía realizada la conexión eléctrica”.

En su opinión, a Beamonte “le tenía que dar vergüenza el intento de politización electoralista de una obra, que además acumula más de nueve meses de retraso”.