Susana Sumelzo ha presentado hoy la iniciativa del grupo socialista en el Congreso de la propuesta de ley sobre medidas contra los desahucios así como la moratoria para frenarlos de forma urgente.

Las medidas favorecerán a más de 250.000 familias y esta se ha consensuado con plataformas y colectivos contra los desahucios. «Cada vez hay más familias sin vivienda, y más viviendas vacías» ha remarcado José Ramón Ibáñez.

Sumelzo ha subrayado que “esta iniciativa es cada día más urgente y necesaria ante la dura realidad que vivimos y ya va siendo hora de que este Gobierno se ocupe de las personas, no sólo de las entidades financieras«.

Con una tasa de paro que se sitúa en el 25,02%, lo que quiere decir que uno de cada cuatro españoles que quieren trabajar o están con disponibilidad de trabajar están en desempleo y esto se traduce en cientos de miles de familias que con la pérdida de su empleo han perdido también la capacidad para hacer frente al pago de sus hipotecas y eso les conduce inevitablemente a un desahucio.

Susana Sumelzo ha apuntado que “las cifras son escalofriantes ya que en lo que llevamos de 2012, cada día se producen una media de 526 desahucios – entre 5 y 10 en Aragón-  y esta cifra no para de crecer día a día. Cerca de 400.000 familias han perdido su vivienda y otras 250.000 la perderán en los próximos meses si no tomamos medidas”.

“Estos datos obligan a hacer una reflexión muy seria, porque detrás de la cifras hay historias trágicas de personas que se han visto atrapadas por la crisis y por la burbuja inmobiliaria y que además de perder sus vivienda se enfrentan a una condena financiera de por vida, porque en muchos casos, además de perder su vivienda van a tener que seguir pagando la deuda que tenían contraída con el banco”, ha señalado.

Todas las medidas contempladas en la propuesta socialista afectan a hipotecas futuras y presentes. Se exceptúan únicamente las que ya están en trámite de ejecución, con lo cual 250.000 familias podrían salvar sus casas y todas aquellas que dediquen más del 50% de sus ingresos al pago de deudas podrían verse beneficiadas de esta iniciativa.

La diputada socialista ha apuntado que “el PSOE pide una segunda oportunidad para las personas que viven asfixiadas por la crisis y por las políticas de recortes y de sacrificios que les está imponiendo el Gobierno del PP; una segunda oportunidad para que la gente que está en el paro y que vive una situación dramática porque ha visto cómo han disminuido sus prestaciones por desempleo y cómo han aumentando los impuestos porque todas las consecuencias de la crisis caen sobre los más débiles. Y porque la crisis ha dejado al descubierto los desequilibrios que existen actualmente en el sistema hipotecario, donde el deudor, la parte más débil, asume las consecuencias derivadas de la asunción de riesgos imprudentes por parte de las entidades financieras”.

Esta iniciativa del PSOE, que se ha presentado tras escuchar a los afectados y que ha sido ampliamente consensuada, “es de gran calado social y alto contenido reformista –se reforman cinco normas–. No pretende legalizar el impago y la irresponsabilidad sino que se trata de conceder el mismo trato que la sociedad concede a un comerciante individual al deudor como persona natural que ha derivado de una insolvencia no dolosa de un modo imprevisto por la crisis y por los recortes y sacrificios que les está imponiendo el Gobierno de la Nación”, ha concluido.

Sumelzo ha estado acompañada por el portavoz socialista en la Comisión de Obras Públicas, Urbanismo, Vivienda y Transportes de las Cortes de Aragón, José Ramón Ibáñez que alificado hoy de “lamentable” que el Gobierno de Rudi no haya sido capaz de plantear ni una sola solución al dramático problema de los desahucios y que, a día de día, su Plan de Vivienda Social sea “sólo humo”.

Ibáñez ha recordado que en Aragón se producen en torno a 5-10 desahucios diarios y que en los primeros seis meses de este año han sido 1.115 familias las que se han visto en esta situación, ante la cual “el Gobierno de Rudi no ha hecho absolutamente nada.

“Se trata de que la dación en pago sea algo real, que no suponga que los ciudadanos tengan que hacer frente a una deuda pendiente con esa entidad bancaria y que se plantee un alquiler social de esas viviendas desahuciadas porque no puede ser que cada vez haya más ciudadanos viviendo en la calle porque no tienen vivienda y a la vez haya más viviendas vacías en nuestras comunidades autónomas”, ha remarcado Ibáñez.

Además, los socialistas han presentado una proposición no de ley en la que se insta al Gobierno de Rudi a resolver con carácter inmediato las ayudas financieras para el alquiler de vivienda previstas en la Orden de 29 de mayo de 2012, y tras conocer que Obras Públicas convocó ayudas al alquiler sabiendo que los fondos estaban bloqueadas. Más de 600 familias con escasos recursos están a la espera, pese a que el proceso debía resolverse este verano.