Etiquetas

Cuarenta y nueve años después, ¡seguimos en la lucha!

Por Daniel Martín Bernad, Secretario General de las JSA-Zaragoza y Coordinador LGTBI del PSOE-Aragón.

El pasado 28 de junio, como desde hace casi 50 años, celebrábamos en Zaragoza como en todo el mundo el Día Internacional del Orgullo LGBT, dedicado este año especialmente a la lucha y la visibilización del colectivo Trans.

En España, esta celebración llegó, después de 7 años, con un gobierno socialista en la Moncloa, que ha sabido seguir apostando desde el primer momento por las políticas de no discriminación y empoderamiento de la población LGTBI y por ello, el próximo 28 de junio de 2019, no sólo celebraremos el Día Internacional del Orgullo LGTBI, sino que lo haremos también con nuestro propio día Nacional, como el Consejo de Ministras y Ministros aprobó hace escasas fechas. Ese día nacional viene de la mano de la recuperación de la garantía, por parte de la Sanidad Pública, de la reproducción asistida para mujeres solas y lesbianas, de la creación de una Dirección General para la Igualdad de Trato y la Diversidad, dependiente de la misma Presidencia, de la inclusión en el Plan Estratégico de Convivencia Escolar de un grupo de trabajo para luchar contra la discriminación por género o por orientación sexual en las aulas.

Pero los y las socialistas no sólo nos hemos quedado en las leyes, sino que también hemos avanzado en los gestos y en la normalización desde el mérito propio, incluyendo por primera vez en la historia del país hasta dos Ministros abiertamente homosexuales en el momento de su designación, o con la presencia del Ministro de Interior Fernando Grande-Marlaska, la Ministra de Sanidad Carmen Montón y el Secretario de Estado de la Sociedad de la Información y Agenda Digital, Francisco Polo, en la cabecera de la manifestación por los derechos LGTBI en Madrid.

Pero los y las socialistas no sólo nos hemos quedado en las leyes, sino que también hemos avanzado en los gestos y en la normalización, incluyendo por primera vez en la historia del país hasta dos Ministros abiertamente homosexuales en el momento de su designación.

Los derechos y las reivindicaciones del colectivo LGTBI vuelven a estar encima de la mesa del Gobierno de España y vuelven a ser escuchados, atendidos y resueltos.

También en Aragón se ha demostrado este compromiso inequívoco. El pasado 19 de abril conquistamos, en apenas tres años tras la vuelta del PSOE al Gobierno de la DGA, la primera Ley aragonesa de Identidad de Género. Una Ley Trans (ley de Identidad y Expresión de Género e Igualdad Social y no Discriminación de la Comunidad Autónoma de Aragón) consensuada con los colectivos de la región y aprobada con la unanimidad de los 7 partidos políticos con representación en las Cortes.

El pasado noviembre se aprobó también por parte del Gobierno, el proyecto que dotará a Aragón de una avanzada Ley de Igualdad LGTBI (ley de igualdad y protección integral contra la discriminación por razón de orientación sexual e identidad de género de Aragón), que contará además con un régimen sancionador para aquellas personas que incumplan la norma, que pretende promover la inclusión de políticas de fomento de la igualdad y la no discriminación de manera transversal en todos los apartados de la vida (educativo, sanitario, laboral, juventud, deporte…) y que contó con hasta 360 aportaciones de los colectivos y la sociedad civil.

La lucha continua de las y los socialistas desde las instituciones en los diferentes gobiernos y parlamentos de España y de las Comunidades Autónomas, junto con la lucha desde la calle de los colectivos, los y las activistas y la sociedad española, han hecho que, desde el pistoletazo de salida de hace 13 años con la aprobación del Matrimonio Igualitario en España por parte del Presidente José Luis Rodríguez Zapatero, este país sea irreconocible en cuanto a lo avanzado en las conquistas del colectivo LGTBI y en cuanto a lo normalizado en nuestra sociedad, que nos convierte en la más abierta a la igualdad y más opuesta a la discriminación del mundo.

Desde la aprobación del Matrimonio Igualitario en España por parte del Presidente José Luis Rodríguez Zapatero, este país es irreconocible en cuanto a lo avanzado en las conquistas del colectivo LGTBI y en cuanto a lo normalizado en nuestra sociedad.

Estos avances y logros no nos tienen que hacer perder el impulso, el compromiso y las ganas por continuar revisando y renovando constantemente esta lucha, del mismo modo que avanza la sociedad. Ni nos tiene que hacer olvidar el profundo ataque que está sufriendo el colectivo, sus derechos y sus vidas en otras partes del globo, en África u Oriente Próximo, donde son despreciados, excluidos, apaleados o asesinados, en Rusia donde son perseguidos y repudiados por su propio gobierno, pero también desde gobiernos pertenecientes a la propia Unión Europea, e incluso desde partidos miembros de la Internacional Socialista y del Partido Socialista Europeo, que abogan y legislan para invisibilizar a gays, lesbianas transexuales, bisexuales e intersexuales incluso a nivel Constitucional desde Rumania o Bulgaria, donde se defiende incluir en sus textos la concepción específica del matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer.

Nuestra lucha continuará siempre, hoy conquistando logros, y mañana defendiéndolos. Hoy abriendo armarios, y mañana cerrándolos para que nunca jamás ningún niño ni ninguna niña vuelva a nacer encerrado en uno de ellos, para que todos ellos y todas ellas se sientan dueños desde su primer día para vivir su vida como deseen vivirla, para que sean quienes quieran ser, para que sientan como se quieran sentir, para que amen a quien quieran amar.

Los y las socialistas debemos de seguir empujando para que, del mismo modo que ser socialista supone ser feminista, ser socialista suponga ser un luchador por los derechos y la dignidad del colectivo LGTBI en toda España, en toda Europa y en todo el mundo.

Cuarenta y nueve años después de Stonewall, ¡seguimos en la lucha!