La Diputación de Zaragoza expone en Fuendetodos un grabado inédito de Goya de extraordinaria rareza

La obra ‘Paisaje con peñasco, construcciones y árboles’ se exhibe por primera vez y es una prueba en la que el estampador, por error, mezcló las matrices de los dos únicos paisajes que grabó el genial pintor aragonés.

La estampa puede verse hasta finales de marzo en el Museo del Grabado de Goya dentro de la exposición ‘Naturaleza sublime’. Después se expondrá en el palacio de Sástago y en la Calcografía Nacional

Zaragoza, 14 de febrero de 2019.- El Consorcio Cultural Goya-Fuendetodos de la Diputación de Zaragoza expone por primera vez un grabado inédito de Goya de extraordinaria rareza que fue adquirido recientemente por la DPZ. Se trata de la obra ‘Paisaje con peñasco, construcciones y árboles’, una prueba en la que el estampador, por error, mezcló las matrices de los dos únicos paisajes que grabó el genial pintor aragonés.

La estampa puede verse hasta finales de marzo en el Museo del Grabado de Goya de Fuendetodos dentro de la exposición ‘Naturaleza sublime: los paisajes grabados por Goya’, organizada con la colaboración de la Calcografía Nacional de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. La muestra, que después viajará al palacio de Sástago y a la propia Calcografía Nacional, reconstruye el proceso completo de creación de los dos paisajes realizados por Goya en torno a 1799 y el ‘redescubrimiento’ de estos grabados a comienzos del siglo XX.

“La estampa del paisaje partido de Goya que ahora posee la Diputación de Zaragoza es muy especial y valiosa, y por ello queremos mostrar a través de la exposición cómo se gesta este extraordinario grabado”, ha declarado en la presentación de la exposición el gerente del Consorcio Goya-Fuendetodos, Ricardo Centellas, quien también ha subrayado que esta muestra es la primera de una serie con la que el Museo del Grabado de Goya quiere contextualizar su exposición permanente sobre la obra gráfica del pintor.

El director de la Calcografía Nacional de la Real Academia de las Artes de San Fernando, Juan Bordes ha querido destacar también la importancia de exposiciones como esta ya que según ha dicho “siguen aportando novedad a la sorprendente biografía de Goya”. Además ha recalcado la relevancia internacional de artista aragonés: “Goya significa mucho para el mundo y esta exposición podría estar ocupando perfectamente cualquier otra sala de museos importantísimos de todo el mundo”. En el acto también han intervenido el coordinador del área de Ciudadanía de la Diputación de Zaragoza, Juan José Borque, y la concejala de Cultura de Fuendetodos, Ruth Abellán.

Los orígenes del grabado

A finales del siglo XVIII, Goya grabó una pareja de paisajes protagonizados por una cascada, una roca colosal, unas grandes y amenazadores nubes de tormenta… Este tema es excepcional en la obra gráfica de Goya, ya que solo lo trató en esos dos grabados. Además, los ejemplares estampados de esos dos paisajes fueron escasos y prácticamente no se difundieron.

La Guerra de la Independencia (1804-1814) llevó a Goya a realizar la serie ‘Los desastres de la guerra’, una de las obras maestras del grabado universal. Para estamparla, el pintor necesitaba más de ochenta láminas de cobre para utilizarlas como matriz durante el proceso de estampación.
Como no disponía de ellas debido a la situación de escasez que generó la contienda, el genio de Fuendetodos se vio obligado a reutilizar los cobres empleados para las matrices de los dos paisajes estampados a finales del XVIII. De esta forma, en el reverso de esas dos matrices Goya grabó varias escenas de ‘Los desastres de la guerra’. Para aprovecharlas mejor, incluso las partió en dos.

La serie de ‘Los desastres de la guerra’ no se puso nunca a la venta ni se distribuyó. La primera edición se realizó en 1863 en los talleres de la Calcografía Nacional de Madrid, que un año antes había comprado los cobres. Con el tiempo, se olvidó que las matrices originales de los paisajes se conservaban en el reverso de cuatro de los ‘Desastres’.

Redescubrimiento y error

A principios del siglo XX, entre 1910 y 1917, aproximadamente, la Calcografía Nacional revisó los cobres de los ‘Desastres’ y descubrió que detrás de cuatro de ellos había otras obras grabadas que nada tenía que ver con ellos: las dos mitades de cada uno de los dos paisajes que Goya había grabado más de un siglo antes, cuyas matrices se daban por perdidas. Por aquellas fechas se estamparon unos pocos ejemplares de los paisajes, hoy muy raros y valiosos, que solo se localizan en cinco museos de todo mundo.

El grabado adquirido por la Diputación de Zaragoza está estampado en el mismo papel y taller de la Calcografía Nacional que esos otros ejemplares de los paisajes. Sin embargo, en esta ocasión el estampador combinó de forma equivocada las mitades de las dos escenas, de forma que el grabado ‘Paisaje con peñasco, construcciones y cascada’ está formado por una mitad de cada uno de los dos paisajes.

Probablemente, el error se produjo debido a que Goya diseñó dos vistas con una roca central dibujada con un cierto eje de simetría, lo que provoca que las matrices pudieran ser intercambiadas y que aun así el resultado final fuera un paisaje con una composición aparentemente correcta.

La exposición

La exposición ‘Naturaleza sublime: los paisajes grabados por Goya’, compuesta por 12 obras del genial pintor aragonés, persigue dos objetivos: por un lado, reconstruir el proceso completo de creación de esta serie de dos paisajes realizados por Goya en torno a 1799 –en el contexto de las ideas estéticas acerca del paisaje sublime en la época de la Ilustración–; y por otro, enseñar el ‘redescubrimiento’ de estos paisajes a comienzos del siglo XX, cuando de nuevo son estampados por la Calcografía Nacional propietaria de las matrices de Goya.

El Museo del Grabado de Goya renueva sus contenidos

Coincidiendo con la exposición ‘Naturaleza sublime’, el Consorcio Cultural Goya-Fuendetodos renueva los contenidos de su Museo del Grabado de Goya. Desde 2016 ha ofrecido a los visitantes la serie completa de la ‘Tauromaquia’ para conmemorar el 200 aniversario su primera publicación. Ahora, esa exposición ha sido sustituida por una selección cronológica formada por medio centenar de aguafuertes pertenecientes a las cuatro series principales grabadas por el genio de Fuendetodos: ‘Caprichos’, ‘Desastres de la guerra’, ‘Tauromaquia’ y ‘Disparates’.

Este nuevo montaje facilitará al visitante la comprensión integral de la obra gráfica de Goya. La sala segunda del museo se ha habilitado para recoger exposiciones temporales que sirvan de contexto y se estrena con la muestra ‘Naturaleza sublime’.