El PSOE pide explicaciones por la retirada de competencias al Consejo de Gerencia

El Grupo Municipal Socialista solicita una Comisión Extraordinaria de Urbanismo para que el consejero Víctor Serrano aclare por qué Azcón ha quitado a este órgano atribuciones y ha coartado el control de la oposición

Si no se da marcha atrás en la medida, los socialistas pedirán la disolución de Gerencia de Urbanismo

Zaragoza, 28 de octubre de 2021.- El Grupo Municipal del PSOE ha pedido la convocatoria de una Comisión extraordinaria de Urbanismo, para solicitar al consejero Víctor Serrano que explique los motivos por los que el Gobierno PP-CS ha quitado competencias al Consejo de Gerencia de Urbanismo. Si no da marcha atrás en la medida, los socialistas solicitarán, a través de una moción en el próximo pleno, la disolución de este órgano.

La portavoz del Grupo Municipal del PSOE, Lola Ranera, ha recordado que la Gerencia de Urbanismo y, por lo tanto el Consejo de Gerencia como órgano de esta, es un organismo creado al amparo de una decisión plenaria del 28 de noviembre de 2003, al que se le confieren una serie de competencias en materia urbanística. Un “espíritu de consenso” que se ha ido ratificando todos estos años hasta el pasado 22 de octubre. Ese día, el Gobierno acordó de manera unilateral retirar al Consejo de Gerencia la competencia para la aprobación de los proyectos de obra ordinarios, para otorgar esta potestad al Gobierno.

Ranera ha considerado un “sinsentido” y una “decisión estrictamente política y autoritaria” la decisión de quitar atribuciones al Consejo de Gerencia y ha rechazado el argumento del Gobierno de hacer cumplir la Ley de Capitalidad. “El Gobierno de la ciudad lo que intenta es asegurarse la aprobación de proyectos sobre los que no existe un consenso y que estarían abocados a no ser aprobados en Consejo. Esto demuestra una vez más el poco talante negociador y de diálogo del alcalde. Intenta controlar a la oposición”, ha recriminado la portavoz socialista, que ha recordado las discrepancias que ha tenido con proyectos como el de la plaza San Lamberto o la plaza de San Francisco.

Ante esta decisión “abiertamente antidemocrática”, Ranera ha hecho hincapié en que las competencias del Consejo de Gerencia quedarán reducidas a la resolución de actos reglados, tales como la concesión o denegación de licencias urbanísticas o la sustanciación de sanciones. “Estos actos, por su propia naturaleza, no pueden ser objeto de controversia salvo que se aprecie un vicio claro de legalidad. El Consejo ha quedado como un mero tramitador de expedientes reglados”, ha señalado la edil socialista.

Por su parte, el portavoz de Urbanismo del Grupo Municipal del PSOE, Horacio Royo, ha anunciado que si el Gobierno PP-CS no da marcha atrás en la retirada de competencias al Consejo de Gerencia, los socialistas pedirán la disolución de la Gerencia. De hecho, ha recordado que cada una de las atribuciones de este órgano están previamente otorgadas por ley a otros órganos. “Si solo va a quedar para los actos reglados, no tiene ningún sentido que se mantenga, pediremos que todas las funciones se transfieran a los órganos del Ayuntamiento a los que la ley tenga atribuidas las mismas”, ha señalado Royo. De hecho, hasta el 96% de los expedientes que se tramitan en Gerencia son actualmente actos reglados, los únicos que quedarán tras esta polémica decisión.

“El consejero Víctor Serrano tergiversa la realidad cuando dice que se podrá opinar sobre los proyectos de obra de más de 300.000 euros. Lo que lo que dice el expediente, y así lo recoge la ley, es que esos proyectos se someterán a información pública, se podrán presentar alegaciones como cualquier otro ciudadano”, ha señalado Royo.