Todos los grupos de la DPZ, a excepción de Vox, acuerdan un manifiesto por el Día de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer

PSOE y el resto de partidos firmantes alertan sobre “el aumento de los asesinatos machistas” y manifiestan su preocupación “ante el desamparo que sufren los hijos huérfanos de estas víctimas”

Zaragoza, 24 de noviembre de 2021.- Todos los grupos políticos de la Diputación de Zaragoza, a excepción de VOX, se han puesto de acuerdo para impulsar un manifiesto con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra Mujer, que se celebra este jueves 25 de noviembre. PSOE, PP, Ciudadanos, En Común-IU y Podemos-Equo se han unido para aunar esfuerzos y renovar su “compromiso con la igualdad y contra la violencia de género”, además de alertar “del aumento de los asesinatos machistas” y manifestar su preocupación “ante el desamparo que sufren los hijos huérfanos de estas víctimas”.

El texto de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), y respaldado por 26 de los 27 diputados de la DPZ, subraya el papel de las entidades locales y reconoce “la gravedad de la violencia machista como un problema político de primer orden, de salud pública y como un grave atentado a los Derechos Humanos fundamentales”.

“Las entidades locales siempre hemos estado al lado y del lado de las víctima; apoyando la legítima reivindicación del derecho de las mujeres a no sufrir ningún tipo de violencia; y abordando, desde un enfoque multidisciplinar, la planificación de las políticas locales, el acompañamiento integral a las víctimas y el desarrollo de medidas de sensibilización y prevención dirigidas al conjunto de la ciudadanía”, destaca esta declaración política y de intenciones.

Asimismo, el texto pone de manifiesto que, por su cercanía, los Ayuntamientos, Diputaciones Provinciales, Cabildos y Consejos Insulares, “asumen la implementación directa de normas y planes con medidas específicas que favorecen la igualdad de oportunidades; redoblan los esfuerzos en la detección de la violencia de género, en todas sus formas y en todos sus ámbitos; y diseñan, desde la defensa de los derechos de las mujeres, políticas integrales para superar esta una lacra social que ha roto miles de vidas”. “Ratificamos además nuestro compromiso con el Pacto de Estado contra la violencia de género y recordamos la necesidad de continuar avanzando en su desarrollo”, subraya el texto.

Igualdad de género y de derechos

El texto hace hincapié en que “es necesario garantizar la igualdad de género y los derechos de las mujeres como elementos clave para la recuperación social y económica de todas las personas a nivel global”, además de defender la necesidad de promover acciones globales consensuadas que aseguren la continuidad de las políticas dirigidas a la eliminación de las normas sociales discriminatorias y el refuerzo de los programas de prevención y lucha contra la violencia de género.

El manifiesto también defiende la implementación de proyectos y programas locales por la igualdad de género en el empleo, y el apoyo al espíritu empresarial de las mujeres, “como medidas para preservar su independencia económica y prevenir la violencia de género”. “Manifestamos nuevamente nuestra preocupación por las altas tasas de empleo temporal de las mujeres que, unido a la destrucción y la caída del empleo advierten de un peligroso aumento de la brecha de género”, expresa.

Historia del 25-N

Este manifiesto repasa además la historia que ha marcado este día desde sus inicios, cuando se celebró por primera vez en Latinoamérica hace cuatro décadas en honor a las dominicanas Minerva, Patria y María Teresa Mirabal, tres hermanas asesinadas el 25 de noviembre de 1960 por orden del dictador Rafael Leónidas Trujillo, del que eran opositoras. Veinte años después, Naciones Unidas declaraba esa misma fecha como Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

A su vez, la declaración recuerda que, “a pesar de todos los esfuerzos”, la histórica desigualdad entre mujeres y hombres continúa afectando, no sólo a la integridad física de las mujeres que la sufren, sino también “al reconocimiento de su dignidad”. “Es por ello que, gracias a la conciencia social y al rechazo de la ciudadanía, España ha sido el primer país en acordar, en 2017, un Pacto de Estado contra la violencia de género”, destaca el texto.