El Gobierno de Sánchez Quero aprueba el plan de barrios rurales y el plan de inversiones en municipios con especiales dificultades territoriales

Estas dos líneas de ayudas suman 2,3 millones de euros y en total incluyen 78 actuaciones para mejorar los servicios básicos de 47 municipios

Zaragoza, 19 de octubre de 2022.- El pleno de la Diputación de Zaragoza ha aprobado hoy miércoles por unanimidad el plan de barrios rurales de la provincia y el plan de inversiones en municipios con especiales dificultades territoriales (el Pimed). Estas dos líneas de ayudas suman 2,3 millones de euros con los que la DPZ va a financiar un total de 78 actuaciones para mejorar los servicios básicos de 47 municipios.

El Pimed va destinado a 28 ayuntamientos que sufren afecciones por contar en su término municipal con infraestructuras de producción de energía eléctrica u otros servicios de interés general. Con las subvenciones de este plan, que en total suman 1,3 millones de euros, estas localidades van a financiar 34 actuaciones de mejora de los servicios básicos municipales.

Los 28 municipios beneficiarios de estas ayudas son Alagón, Añón de Moncayo, Ardisa, Calatayud, Caspe, Chiprana, Cinco Olivas, Ejea de los Caballeros, Escatrón, Fayón, Los Fayos, Gallur, Gelsa, Marracos, Mequinenza, Morés, Nonaspe, Nuévalos, Nuez de Ebro, Piedratajada, Puendeluna, Quinto, Sádaba, San Mateo de Gállego, Sástago, Tauste, La Zaida y Zaragoza.

Por su parte, el plan de barrios rurales de la provincia apoya a los ayuntamientos que cuentan con este tipo de núcleos de población diseminados. Son 25 municipios que suman 40 barrios rurales (los  de la capital no están incluidos) y que en total van a recibir 1 millón de euros para financiar 44 proyectos de mejora de los servicios básicos municipales.

A efectos de este plan, se consideran barrios rurales aquellos núcleos separados de la capitalidad del municipio que figuran en la encuesta de infraestructura y equipamiento local y que, por sus características poblacionales, estructura de las viviendas, antecedentes históricos y manifestaciones de una peculiar idiosincrasia pueden ser objeto de un tratamiento diferenciado y específico y que han sido reconocidos como tales a través de distintos acuerdos de la Diputación de Zaragoza.

Los 25 municipios y los 40 barrios rurales que se acogen a estas ayudas son Ardisa (Casas de Esper), Bárboles (Oitura), Belmonte de Gracián (Viver de Vicor), Biota (Malpica de Arba), Calatayud (Embid de la Ribera, Huérmeda y Torres), Ejea de los Caballeros (Bardenas, El Bayo, Farasdués, Pinsoro, Rivas, El Sabinar, Santa Anastasia y Valareña), El Frasno (Aluenda, Inogés y Pietas), Fuentes de Ebro (Rodén), La Joyosa (Marlofa), Lucena de Jalón (Berbedel), Luna (Lacorvilla), Monreal de Ariza (Granja de San Pedro), Monterde (Llumes), Morés (Purroy), Murillo de Gállego (Concilio y Morán), Navardún (Gordún), Los Pintanos (Pintano), Sádaba (Alera), Salvatierra de Esca (Lorbés), Santa Eulalia de Gállego (La Sierra de Estronad), Sestrica (Viver de la Sierra), Sigüés (Asso-Veral), Sos del Rey Católico (Campo Real), Tarazona (Cunchillos, Tórtoles y Torres de Montecierzo) y Tauste (Sancho Abarca y Santa Engracia).

En cuanto al tipo de actuaciones incluidas en estas dos líneas de ayudas, tanto en el plan de barrios rurales como en el Pimed la mayor parte de los proyectos se centran en la pavimentación de calles, el abastecimiento de agua potable y el saneamiento de las aguas residuales. No obstante, también hay iniciativas para mejorar otros servicios básicos municipales como el alumbrado público, los parques y jardines, la seguridad, la recogida de residuos o los cementerios.